Análisis de ADN en deposiciones de perro sin recoger

“Hijo, ten cuidado de dónde botas la pelota”. Es el aviso que un amigo hace a su hijo mientras estaba hablando conmigo a través del teléfono móvil en una zona de recreo de Boadilla del Monte donde habitualmente juegan los niños de las viviendas colindantes, más preocupado por la integridad de su hijo y su pelota ante el inminente peligro de una “mina” en forma de caca de perro, que de la conversación de asuntos profesionales que manteníamos.

“Mírale, si antes se lo digo antes lo hace”, continuaba mi amigo, mientras veía cómo la pelota de su hijo avanzaba sin remedio hacia una masa marrón, adquiriendo una mezcla de colores y sobre todo de olores que hacían desaconsejable seguir jugando con tan simple y noble artefacto infantil.

No trata este artículo y ni su humilde redactor de criminalizar a los dueños de los perros y sus deposiciones caninas porque, afortunadamente, se puede observar a la inmensa mayoría de ellos cómo recogen las cacas de sus animales con bolsitas creadas para ello, pero desgraciadamente nos encontramos a veces en nuestros parques, en zonas de recreo para niños, incluso en las puertas de un colegio, con imágenes de cacas de perro sin recoger.

Perros haciendo sus necesidades de manera politicamente correcta

No es éste un problema exclusivo de Boadilla del Monte. Al contrario, se podría decir que lo sufren la mayoría de las ciudades, las cuales no pueden estar limpiando constantemente las deposiciones de aquellos animales cuyos dueños no las recogen y por eso algunos ayuntamientos como el de Málaga, que ya ha redactado el borrador de la ordenanza, se han decidido a acudir a un sistema que consiste en analizar esas cacas de perro abandonadas a su suerte e identificar, a través del ADN extraido de las mismas, al propietario del perro que las dejó. Para ello es necesario que la localidad donde se implante haga un censo previo de perros (con análisis de ADN de los mismos)  que dependiendo del ayuntamiento correspondiente puede ser gratuito o no. Por ejemplo en Xátiva, donde el sistema ya está en funcionamiento, se hizo el registro gratuito en una primera fase, aunque ahora hay que pagar por él. En Málaga, donde está pendiente de aprobación, habrá que pagar unos 30 euros por el análisis de ADN, una medida complementaria al chip de identificación.

Otras medidas para solucionar el problema han sido, por ejemplo, la más que curiosa que adoptó el ayuntamiento de Brunete devolviendo a casa por mensajería las cacas “perdidas” a sus dueños, o la que adoptó el propio ayuntamiento de Xátiva con la “motocaca”, una moto que llevaba incorporados unos aspiradores, obteniendo unos resultados discretos.

Como ven las soluciones al problema son variadas pero… ¿que piensan ustedes de todo esto? ¿Creen que es necesario adoptar una medida similar de las anterioremente expuestas en Boadilla o por el contrario piensan que el problema aquí no es tan grave y no es necesario hacer nada?

[poll id=”2″]

 

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

3 comentarios sobre “Análisis de ADN en deposiciones de perro sin recoger

  • el 25/04/2016 a las 11:17 am
    Permalink

    Me parece perfecta la idea del ADN, algo hay que hacer porque aunque halla dueños como debe ser que recogen las cacas hay muchos más que deberían hacer caca los perritos en su salón a ver que les parece.
    y por la vía pecuaria da asco ir no solo por ir sorteando las cacas sin no por el olor que hay.
    Una pena porque esto nos afecta a todos, incluso a los guarros que dejan las cacas.

    Respuesta
  • el 24/05/2017 a las 9:50 pm
    Permalink

    Limpiar las deposiciones del perro es algo básico. Debería estar penado no hacerlo, por falta de respeto a los demás y de cuidado hacia su perro y hacia sí mismo. Pero no está penado, lo hacen muchos dueños y no pasa nada. La calle Manuel de Falla tenía un paseo de pinos estrecho pero agradable… Ahora es repugnante, es un váter de perros. Y los descampados que hay a lo largo de Boadilla, que podrían servir igualmente de paseo están igual.
    Boadilla no es ahora mismo un buen lugar para vivir, entre la autopista, los coches que atraviesan el pueblo a toda velocidad y que las zonas de naturaleza están llenas de mierda de perro… Una pena, entre los políticos y sus M30 y los ciudadanos (que al final son quienes votan a esos políticos) crean un pueblo falto de calidad de vida.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *