Boadilla pide ser sede de un partido judicial

Boadilla pide al Ministerio convertirse en sede de un partido judicial independiente de Móstoles

El notable aumento de población y de empresas en los municipios que forman esta demarcación no ha llevado aparejado un incremento en el número de juzgados, denuncia el Ayuntamiento

El Consistorio ofrece suelo de su localidad para construir las dependencias que fueran necesarias

El alcalde de Boadilla del Monte, Javier Úbeda, ha remitido una carta al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en la que solicita la creación de un nuevo partido judicial con sede en la localidad, con cuatro Juzgados de Primera Instancia e Instrucción,  para cuya construcción el Ayuntamiento aportaría suelo municipal. De ese nuevo partido podrían formar parte, “si así lo desearan”, sugiere el alcalde, “Brunete, Quijorna, Villanueva de la Cañada y Villaviciosa de Odón”; todos estos municipios pertenecen ahora al partido judicial de Móstoles. 

El Alcalde argumenta  en su misiva el crecimiento que han experimentado en las últimas tres décadas todos ellos. En el caso de Boadilla, el número de habitantes ha pasado de 10.302 a los  59.374 que tiene en la actualidad; los otros cuatro han sumado en ese tiempo 76.618 vecinos en total. Móstoles, por su parte, ha pasado de 181.648 habitantes en 1988 a  209.184 en 2019, incrementando en 27.536 habitantes su padrón. En total, por tanto, los municipios que conforman el partido judicial han sumado 124.058 personas;  solo el crecimiento experimentado por Boadilla y Móstoles (76.618) arroja una cifra equivalente a la población del partido judicial de Pozuelo de Alarcón y supera a la de Aranjuez, dos municipios que tienen asignados cuatro Juzgados de Primera Instancia e Instrucción.

Pero este aumento de población no ha llevado aparejado, según explica Úbeda, un incremento en el número de juzgados de Primera Instancia (8) ni de Instrucción (6) en Móstoles, lo que supone un claro déficit y una evidente saturación; tras Madrid capital, es el partido judicial más poblado de la Comunidad de Madrid (327.209 habitantes). Otros, como el de Alcalá de Henares, con una población de 239.489 habitantes o el de Fuenlabrada, con 213.443, sólo tienen un Juzgado menos de Primera Instancia (7) y uno menos de Instrucción (6).

Según se indica en el Preámbulo de la Ley de Demarcación y Planta Judicial, promulgada en 1988, como modelo frecuente de partido, el número deseable de habitantes de una circunscripción general es de 50.000  y el de un Juzgado de 25.000. Estos parámetros, además, habrán de modularse en función de otros como los volúmenes de litigiosidad, la acumulación urbana, etc. En este sentido, el artículo 32.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial legal establece que la modificación de partidos judiciales se realizará, en su caso, en función del número de asuntos, de las características de la población, medios de comunicación y comarcas naturales.

Por estas razones, el Ayuntamiento considera deseable que se actualice la demarcación territorial establecida en 1988, redefiniendo el partido judicial de Móstoles y creando uno nuevo con sede en Boadilla del Monte.  Móstoles podría quedar  como partido unimunicipal, dado su peso poblacional, superior incluso a otros que ya lo son como Leganés, Getafe o Alcorcón.

Además del incremento poblacional, el Consistorio también argumenta el crecimiento económico,  tanto en Boadilla como en las otras localidades. Así, el número de empresas con sede en Boadilla del Monte pasó de 5.085 en 2015 a 5.815 en 2019. En el total de localidades integrantes del partido de Móstoles, excluyendo a esta última ciudad, el número de empresas ha pasado de 11.250 en 2015 a 12.575 en 2019, con una media por cada 1.000 habitantes que ha pasado de 93,4 en 2015 a 100,8 en 2019. 

Por último, la conformación de este nuevo partido judicial evitaría en buena medida el coste medioambiental que el modelo actual provoca, que genera desplazamientos desde Boadilla del Monte, Brunete, Quijorna, Villanueva de la Cañada y Villaviciosa de Odón hasta Móstoles que se podrían acortar en mucho, acaba Úbeda en su carta al ministro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *