FENG SHUI, EL ORDEN Y EL DESORDEN

El desorden en el hogar equivale a caos en tu vida cotidiana. Antes de poder aplicar las técnicas de Feng Shui, resulta necesario realizar una limpieza a fondo. Y no hablo de quitar el polvo o limpiar cristales, siempre importante, obvio, sino que me refiero a limpiar tu espacio de todo aquello que no sea necesario, objetos guardados que realmente no se utilizan.  El desorden acumula energía negativa y eso se refleja en tu propia vida.  Normalmente guardamos  cosas, lo hacemos en los altillos de los armarios, en el garaje, en el trastero… Una lista larga de escondrijos donde dejamos objetos para un supuesto uso futuro. De un modo simbólico,  estamos conectados a todas nuestras pertenencias, y cuando el desorden nos invade y nos vemos rodeados de objetos innecesarios, todo ello se convierte entonces en una carga, un exceso de equipaje que nos llevamos a todas partes causando cansancio y falta de ganas.

 

Tendemos a guardar objetos “por si acaso”, ropa en el fondo del armario, zapatos nuevos aún en sus cajas, bolsas colgadas detrás de las puertas, cosas que sobran si no las hemos usado en los últimos dos años (y soy muy generosa con el tiempo. A simple vista, como si no existiesen, pero están ahí, son bagaje, un peso que soportamos a diario, que cargamos y hace que nuestra vida parezca una cuesta arriba continua.

Así que ponte manos a la obra, ¡anímate!  Abre las ventanas, pon tu música preferida y empieza a sanar tu alrededor. Regala esos libros viejos, dona la ropa que no usas, recicla todo lo que no necesitas.  Liberarás un montón de energía estancada y te sentirás más aliviado, más ligero física, mental y espiritualmente.  Y además permitirás que la energía positiva fluya por tu hogar  y en tu vida.

Patricia Miller, Consultora de Feng Shui

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *