Policía Local y Guardia Civil protagonizan charla sobre antiterrorismo

El teniente comandante del Puesto de la Guardia Civil de Boadilla, Alejandro Trigo, y el jefe de la Policía Local, Luis Fernández-Pinedo, explicaron a los asistentes cuáles deben ser las pautas de actuación frente a un atentado. Igualmente, con fines preventivos, se trasladaron indicaciones sobre qué hacer ante la detección de actitudes que pudieran indicar radicalización o comisión de posibles acciones violentas.

Las indicaciones en caso de atentado serían las siguientes:

  • Identificar las salidas de emergencia o vías de evacuación de los lugares que se visitan con frecuencia.
  • No manipular nunca bultos u objetos sospechosos y alertar inmediatamente al personal de seguridad o a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
  • Alejarse del foco de peligro por una ruta de escape segura.
  • Evitar la utilización de ascensores u otros lugares en los que se pudiera quedar encerrado o bloqueado.
  • Conservar la calma.
  • No detenerse a recoger pertenencias u objetos ni grabar o tomar imágenes del ataque o las víctimas.
  • No tirarse al suelo fingiendo haber sido abatido.
  • Alertar a otras personas para que no se aproximen y, si es posible, ayudar a escapar a otros del foco de peligro.
  • Seguir en todo momento las instrucciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o del personal de seguridad correspondiente.
  • En caso de no poder alejarse del lugar, intentar ocultarse tras un muro u otro obstáculo suficientemente resistente a las armas de fuego.
  • Si se está en un establecimiento, local, habitación o lugar que pueda cerrarse desde dentro, cerrar la puerta, reforzando el cierre con muebles o enseres de la misma, y alejarse de ella.
  • Evitar quedar encerrado en un lugar sin salida o vía de escape.
  • Hacer el menor ruido posible, silenciando el teléfono móvil para no revelar la presencia.
  • Tan pronto como se pueda, avisar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad aportando todos los datos posibles sobre el ataque.
  • Cuando lleguen al lugar los miembros policiales, evitar movimientos bruscos o repentinos que puedan considerarse una amenaza; mantener las manos a la vista y seguir sus instrucciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *