Fuentes del Ayuntamiento desmienten al PSOE

Acerca del comunicado que hizo público el PSOE en el día de ayer en el que acusaba al ayuntamiento de Boadilla de entregar terrenos que se expropiaron  hace 23 años para construir una universidad pública al constructor del caso Mercamadrid, fuentes del ayuntamiento consultadas por Teleboadilla han desmentido en el día de hoy tales extremos con los siguientes argumentos:

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Boadilla del Monte, aprobado en octubre de 2015 por la Comunidad de Madrid, contempló varias modificaciones con respecto al anterior, realizado bajo otros equipos de gobierno, destinados a incorporar al área de protección del monte y del Palacio de Boadilla del Monte distintos espacios urbanos. La más significativa fue la decisión de no edificar las 219 viviendas unifamiliares previstas en los terrenos que constituyen el sector Sur-3 Camino Bajo Depuradora, situado en la zona central del término municipal de Boadilla, junto al monte, con el que comparte entorno natural conformando un solo espacio físico.
Mientras que el Monte de Boadilla es un “Monte Preservado”, clasificado como “Suelo No Urbanizable de Especial Protección”, el colindante sector Sur 3 “Camino Bajo Depuradora”, de unos 250 mil metros cuadrados de extensión, contaban con la clasificación de “Suelo urbanizable con antecedentes de desarrollo”. En su momento, y en virtud del Plan General de ORdenación Urbana anterior, se determinó que los terrenos contaban con edificabilidad suficiente para albergar 219 viviendas unifamiliares, con parcela media de 500 m2 y una edificabilidad mínima de 150 m2 por vivienda. La ejecución material de estas obras hubiera significado, de acuerdo con el proyecto de urbanización, la desaparición de casi 1500 árboles, especialmente encinas y pinos .
El equipo de gobierno decidió, dentro del ámbito de competencia municipal y mediante el cambio de clasificación del suelo a No Urbanizable de Especial Protección, evitar con el Plan General aprobado en octubre de 2015 que en la zona de Camino Bajo no se produjera esa pérdida medioambiental ya que por razones físicas, geológicas y paisajísticas, se consideró que debe formar parte del monte. Además de estas razones medioambientales se tuvo también en cuenta la proximidad de esta área a la zona de protección del Palacio del Infante D.Luís, considerado Bien de Interés Cultural y en proceso de rehabilitación desde 2012.
Este cambio de criterio, primando la protección ambiental sobre una mayor expansión urbanística, produjo un perjuicio a los propietarios del suelo que fue compensado, tal como se recoge en el artículo 35 del Texto Refundido de la Ley del Suelo, que señala lo siguiente: “Dan lugar en todo caso a derecho de indemnización las lesiones en los bienes y derechos que resulten de los siguientes supuestos: la alteración de las condiciones de ejercicio de la ejecución de la urbanización, o de las condiciones de participación de los propietarios en ella, por cambio de la ordenación territorial o urbanística o del acto o negocio de la adjudicación de dicha actividad, siempre que se produzca antes de transcurrir los plazos previstos para su desarrollo o, transcurridos éstos, si la ejecución no se hubiere llevado a efecto por causas imputables a la Administración.”
Una vez se reflejaron en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana la preservación de la zona, se iniciaron los trámites que legalmente procedieron para valorar y compensar la pérdida de los derechos urbanísticos de los propietarios, que aceptaron una permuta de terrenos en la zona de Viñas Viejas, un área ya residencialmente consolidada donde tenía sentido su ubicación.
Para ello, el Ayuntamiento compensó a estos propietarios con una tercera parte de un suelo destinado a equipamiento anteriormente (los aprovechamientos que otorga el nuevo plan general a los propietarios son los mismos que los propietarios perdían con la anterior ubicación, con la ventaja para los vecinos de que se daban esos aprovechamientos en una zona con mucha más capacidad de acogida que en pleno monte). Esa zona residencial no impedirá la instalación de más equipamiento en ese sector del municipio, ya sea de tipo educativo, deportivo…
La finalización de este procedimiento legal tuvo lugar en el pleno de octubre de 2016, donde ni el PSOE, ni Ciudadanos, ni el Grupo Mixto (IU-Los Verdes Comunidad de Madrid) votaron en contra ni dijeron nada al respecto en el pleno (https://goo.gl/DpiMwI. En la hora 2 minuto 24 hasta el 28 se puede ver el desarrollo de ese punto del orden del día).
Entendemos que no votaron en contra porque era una reclamación histórica el que no se construyera en la zona en la que se iba a construir, como muestran las declaraciones del portavoz de la oposición socialista, Enrique Hernández, en noviembre de 2005 para El País cuando se supo que se iba a poder edificar en una linde del monte de Boadilla: “no estamos de acuerdo, porque esa zona, por su valor ambiental, debería haberse dejado como un colchón para el monte. Porque existe un ecosistema que desaparecerá con la urbanización” (las declaraciones se pueden leer en esta noticia de El País https://goo.gl/PrCrLx).
Sorprende que el PSOE de Boadilla, además, no sólo no votara en contra en el Pleno municipal de octubre de 2016 ni dijera nada al respecto en ese mismo foro, sino que también no presentara en el sentido que ahora señala ninguna alegación ni ninguna sugerencia en el período de exposición pública contra el nuevo Plan General de Ordenación.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *